User-agent: * Allow: / Wonalixia Arte©: 2012

Páginas

martes, 4 de septiembre de 2012

Carta que se le encontró a un ahogado- Parte IV- Guy de Maupassant


Carta que se le encontró a un ahogado
Parte IV
El día clareaba poco a poco.
Eran las tres de la madrugada.
Lentamente una inmensa claridad invadía el cielo.
La canoa tropezó con algo.
Me incorporé: habíamos llegado a un islote.
 Permanecía en éxtasis, encantado.
Frente a nosotros, en toda la extensión, el firmamento se iluminaba de un rojo violáceo, salpicado de nubes entrelazadas semejantes a un humo dorado.
El río estaba de color purpúreo y tres casas de la orilla parecían arder.
Inclinéme hacia mi compañera para decirle:
Mire usted.
Pero me callé de pronto enloquecido y solamente la vi a ella. 
También ella estaba bañada en la luz rosada, un rosa de carne mezclado con un poco del matiz del cielo.
Sus cabellos eran de color de rosa, de color de rosa eran también sus ojos y sus dientes, su traje, sus encajes, su sonrisa.
 Todo era del color de rosa. 
Y tan enloquecido estaba que creí tener a la aurora ante mí.



   Se levantó dulcemente tendiéndome sus labios. 
Inclinéme hacia ellos, estremecido, delirante; sintiendo muy bien que iba a besar el cielo, la dicha, un sueño convertido en mujer, un ideal descendido a la humanidad.
   Pero entonces ella me dijo:
   —Tiene usted una oruga en el pelo.
   ¡Y por esto sonreía!
   Me pareció que había recibido un fuerte golpe en la cabeza.
   De pronto sentíme como si hubiera perdido toda la esperanza que tenía en el mundo.
   Esto es todo, señora. Es pueril, tonto, estúpido. Desde ese día creo que no amaré jamás... Pero... ¿quién sabe?"




   El joven sobre cuyo cuerpo se halló esta carta fue sacado ayer del Sena, entre Bougival y Marly.
 Un marinero compasivo que lo había registrado para saber su nombre presentó el papel que acabamos de copiar. 


Carta que se encontró a un ahogado Parte III-Guy de Maupassant


Carta que se encontró a un ahogado
Parte III
Guy de Maupassant


Creí se enfadaría, mas no fue así.
—¡Qué verdad es eso! —murmuró.
Quedéme estupefacto. ¿Habría comprendido?
Poco a poco nuestra barca se acercó a la orilla, penetrando bajo un sauce, que la detuvo.
Tomando a mí compañera por el talle, acerqué con dulzura los labios a su cuello.
Pero me rechazó con un movimiento irritado y brusco, diciendo:
—¡Suélteme! ¡Es usted un grosero!
Procuré atraerla.
Ella se defendía y, agarrándose al árbol; por poco vamos al agua.
Juzgué prudente desistir de mis pretensiones.

Entonces ella dijo:
—Le ruego que siga remando. ¡Estoy tan bien aquí! ¡Sueño! ¡Es tan agradable!
Después, con un poco de ironía en el acento, añadió:
—¿Tan pronto ha olvidado usted los versos que acaba de recitar?
Era justo. Callé.
—Vamos, reme usted —me dijo, y cogí de nuevo los remos.
Empezaba a parecerme la noche muy larga, y ridícula mi actitud.
Mi compañera me preguntó:
—¿Quiere usted hacerme una promesa?
—Sí. ¿Cuál?
—Permanecer tranquilo y correcto, discretamente, mientras yo...
—¿Qué?
—Verá usted. Quisiera echarme en el fondo de la barca, a su lado, mirando las estrellas.
—Comprendo —exclamé.
—No, no comprende usted —replicó ella—. Vamos a echarnos uno al lado del otro; pero le prohíbo que me toque, que me abrace; en fin..., que..., que me acaricie...
Prometí. Entonces ella advirtió:
—Si hace usted un movimiento inconveniente, haré zozobrar la barca.

Y nos echamos en el suelo, uno al lado del otro.
 Los vagos balanceos de la canoa nos mecían.
Los ligeros rumores de la noche, llegando más distintos al fondo de la embarcación, nos hacían vibrar, estremeciéndonos.
¡ Sentía crecer en mí una extraña y punzante emoción, una ternura infinita, algo como una necesidad de abrir los brazos para estrechar en ellos alguna cosa, y el corazón para amar, de entregarme a alguien, de entregar mis pensamientos, mi cuerpo, mi vida, todo mi ser!
Mi compañera murmuró como en un sueño:
—¿En dónde estamos? ¿Dónde vamos que parece que abandono este mundo? ¡Qué dulzura más grande! ¡Oh! Si me amara usted... un poco.
El corazón me latía con violencia.
Nada pude responder; me pareció que la amaba.
No sentía ningún deseo violento.
Estaba muy bien de aquel modo a su lado; me parecía suficiente aquello.
Y permanecimos largo rato, largo rato, inmóviles.
Nos habíamos cogido una mano; una fuerza misteriosa nos contenía: una fuerza desconocida, superior, una alianza pura, íntima, absoluta de nuestros cuerpos que eran el uno del otro sin tocarse.
¿Qué significaba aquello? ¿Lo sé yo? ¿Amor quizá?

Carta que se encontró a un ahogado Parte II-Guy de Maupassant

Carta que se encontró a un ahogado
Parte II-
Guy de Maupassant

Una noche me tropecé con una encantadora personita, muy exaltada, la cual, para satisfacer una fantasía poética, quería pasar la noche conmigo en una lancha, en medio del río; yo hubiera preferido un cuarto y una cama, pero, a pesar de todo, acepté la barca y el río.
Estábamos en el mes de junio.
Mi amiga había escogido una noche de luna para dar rienda suelta a su exaltacion.
Comimos en un ventorrillo, a la orilla del agua, y a las diez nos embarcamos.
La aventura me parecía estúpida; pero como mi compañera me gustaba, no me enfadé.
Sentándome en el banco frente a ella, tomé los remos y partimos.


No podía negar que el espectáculo era encantador.
Bordeábamos una isla montañosa, llena de ruiseñores, y la corriente nos impulsaba rápidamente por el agua, cubierta de reflejos plateados.
Por doquiera oíamos el grito monótono y claro de los sapos; croaban las ranas en las orillas, y los rumores del agua corriente formaban alrededor nuestro un sonido confuso, casi imperceptible, inquietante, que nos daba una vaga sensación de miedo misterioso.
El encanto de las noches cálidas y de las aguas brillantes con el reflejo de la luna nos invadía.
Daba gusto vivir y, navegando de aquel modo, soñar y sentir al lado de una mujer tierna y hermosa.
Encontrábame algo conmovido, emocionado, embriagado por la claridad de la luna y con la obsesión de mi compañera
"Siéntese usted a mi lado", me dijo.
Obedecí.
Ella repuso: "Dígame versos".
Pareciéndome demasiado, me negué a complacerla.
Insistió.
Decididamente le gustaban las cosas por todo lo alto; quería que se tocara la cuerda del sentimiento a toda orquesta. desde la luna hasta la rima.

Acabé por ceder y le recité, por burla, una deliciosa composición de Luis Bouilhet, cuyas estrofas dicen:

Odio ante todo al lacrimoso vate
que frente al estrellado firmamento
musita un nombre, al que sin Lisa o Juana
le parece vacío el universo.



¡Oh, qué graciosa gente la que cuelga

faldas sobre la fronda de los llanos,
y en la verde colina cofias blancas
para que el mundo tenga algún encanto!



¿Qué sabe de la música divina,

vibrante voz de la Natura eterna,
quien no gusta de ir solo en las cañadas
y al susurrar del bosque sueña en hembras?

domingo, 2 de septiembre de 2012

Carta que se encontró a un ahogado Parte I- Guy de Maupassant


CARTA QUE SE ENCONTRÓ A UN AHOGADO
Guy de Maupassant




“ ¿Me pregunta usted, señora, si me burlo? ¿No puede usted creer que un hombre no haya sentido jamás amor?
Pues bien: no, no he amado nunca, nunca.
¿De qué depende eso?
No lo sé... Pero no he sentido jamás ese estado de embriaguez del corazón que llaman amor.
Jamás he vivido en ese ensueño, en esa locura, en esa exaltación a que nos lanza la imagen de una mujer, ni me vi nunca perseguido, obsesionado, calenturiento, embebecido por la esperanza o la posesión de un ser convertido de pronto para mí en el más deseable de todos los encantos, en la más hermosa de todas las criaturas, más interesante que todo el universo.
En mi vida he llorado ni he sufrido por ninguna de ustedes.
Tampoco he pasado las noches en vela pensando en una mujer.
No conozco ese despertar que su pensamiento y su recuerdo iluminan.
No conozco tampoco la excitación enloquecedora del deseo, cuando se le espera, y la divina melancolía sentimental, cuando ella ha huido, dejando en el cuarto un perfume sutil de violeta y de carne.
Jamás he amado.
Muy a menudo me he preguntado a qué es esto debido y, verdaderamente, no lo sé muy bien.
Aunque llegué a encontrar varias razones, se refieren a la metafísica, y no sé si las apreciará usted.
Analizo demasiado a las mujeres para dejarme dominar por sus encantos.
Pido a usted mil perdones por esta confesión que explicaré.
Hay en toda criatura dos naturalezas diferentes: una moral y otra física.
Para amar tendría que descubrir, entre esas dos naturalezas, una armonía que no hallé jamás.


Siempre una de las dos hállase a mayor altura que la otra; unas veces la naturaleza física, y otras la moral.
La inteligencia que tenemos el derecho de exigir a una mujer para amarla no tiene nada de común con la inteligencia viril.
Es más y es menos.
Es menester que una mujer tenga el entendimiento franco, delicado, sensible, fino, impresionable
No necesita dominio ni iniciativa en el pensamiento, pero es menester que tenga bondad, elegancia, ternura, coquetería y esa facultad de asimilación que en poco tiempo la hace semejante al hombre, cuya vida comparte.
Su primerísima cualidad debe ser la sutileza, ese delicado sentido que es para el alma lo que el tacto es para el cuerpo.
La revelan mil cosas insignificantes: los contornos, los ángulos y las formas en el orden intelectual.

Las mujeres bonitas, en general, no tienen una inteligencia en consonancia con su persona.
A mí, el menor defecto de concordia me hiere la vista al primer momento.
Esto no tiene importancia en la amistad, que es un pacto en el cual se transige con los defectos y las cualidades.
Se puede, al juzgar a un amigo o a una amiga, dándose cuenta de sus buenas condiciones, prescindir de las malas y apreciar con exactitud su valor, abandonándose a una simpatía íntima, profunda y encantadora.
Para amar, hay que ser ciego, entregarse completamente, no ver nada, no razonar, no comprender. 
Hay que hallarse dispuesto a adorar las debilidades tanto como las bellezas y, para esto, renunciar a todo juicio, a toda reflexión, a toda perspicacia.
Soy incapaz de cegarme hasta ese punto y muy rebelde a la seducción no razonada.
Pero no es esto todo.
Tengo tan elevado concepto de la armonía, que nada realizará nunca mi ideal.
¡Va usted a tacharme de loco!
Escúcheme.
Una mujer, a mi juicio, puede tener un alma deliciosa y un cuerpo encantador, sin que su alma y su cuerpo estén perfectamente de acuerdo.


Quiero decir que las personas que tienen la nariz de una forma especial no pueden pensar de cierto modo.
Los gruesos no tienen el derecho de usar las mismas palabras que los delgados.
Señora: usted, que tiene los ojos azules, no puede observar la existencia, juzgar las cosas y los acontecimientos como si tuviera los ojos negros.
Los matices de su mirada deben corresponder fatalmente con los matices de su pensamiento.
Para comprender todo esto tengo el olfato de un perro perdiguero.
Ríase si le place, pero es tal como lo digo.
Creí, sin embargo, haber amado un día durante una hora.
Me dejé dominar tontamente por la influencia de las circunstancias que nos rodeaban.
Me había dejado seducir por un espejismo boreal.
¿Quiere usted que le refiera esta historia?

martes, 7 de agosto de 2012

Agotamiento-Carl Sandburg

II. Agotamiento
(Versos basados en ciertos arrepentimientos que trae consigo
la meditación sobre las caras maquilladas de las mujeres que
pasean por North Clark Street, Chicago)
( Carl Sandburg)


Rosas,
rosas rojas,
aplastadas
en la lluvia y el viento
cual bocas de mujeres
aplastadas por los puños
de los hombres que las usan.
Oh, capullos de rosa
y hojas rotas
y volutas de pétalos:
así tú, que de tal modo arrojaste tu carmín
al sol
tan sólo ayer.

III. El hogar
He aquí algo que anhela mi corazón fuera, ojalá, más
corriente en el mundo:
una noche lo oí suspenso en el aire, al escuchar
a una madre que arrullaba a su hijo intranquilo y enojado
en las tinieblas.

L´innamorato parla della rosa nel suo cuore-William Butler Yeast

L´innamorato parla della rosa nel suo cuore
William Butler Yeast

Tutte le cose prive di grazia e spezzate
tutte le cose logoro e vecchie,
Il pianto di un bambino a lato della strada,
il passo affaticato dell`aratore
Sono cose che stanno facendo torto la immagine di te
che fa fiorire ,una rosa nelle profonditá del mio cuore.

Le cose mal fatte sono un male cosi grande da non potersi dire
Io bramo di construirle di nuovo
e sedere su una collinetta verde in disparte
Con la terra e il cielo e l´acqua, rifatti
simili uno scrigno d'oro
Per i miei sogni dell´ immagine di te
che fa fiorire,una rosa nelle profonditá del mio cuore.

domingo, 10 de junio de 2012

El amante habla de la rosa en su corazón -William Butler Yeats

El amante habla de la rosa en su corazón
William Butler Yeats



Todas las cosas feas y rotas,
todas las cosas gastadas y viejas,
El llanto de un niño junto al camino,
el crujido de una carreta cargada,
Los pasos pesados del arador;
sobre el moho del invierno,
Están dañando tu imagen,
que hace brotar una rosa en el fondo de mi corazón.

El mal de las cosas informes
es un mal demasiado grande para ser dicho;
Añoro crearlas de nuevo y sentarme lejos en una verde loma,
Con la tierra y el cielo y el agua,
vueltos a hacer, como un cofrecillo de oro
Para mis sueños de tu imagen 
que hace brotar una rosa en el fondo de mi corazón.

Canción del amor prohibido-José Ángel Buesa


Canción del amor prohibido
José Ángel Buesa


Sólo tú y yo sabemos lo que ignora la gente
al cambiar un saludo ceremonioso y frío,
porque nadie sospecha
que es falso tu desvío,
ni cuánto amor esconde
mi gesto indiferente.
Sólo tú y yo sabemos porque
mi boca miente,
relatando la historia de un fugaz amorío;
y tú apenas me escuchas y yo no te sonrío ...
y aún nos arde en los labios
algún beso reciente.
Sólo tu yo sabemos que existe una simiente 
germinando en la sombra
de este surco vacío,
porque su flor profunda 
no se ve,no se siente.
Y así dos orillas, tu corazón y el mío,
pues, aunque las separa
la corriente de un río,
por debajo del río se unen secretamente.

Amé su cuerpo entonces-Otto Raúl González

Amé su cuerpo entonces
Otto Raúl González



Amé su cuerpo entonces y su alma.
Su piel fue para mí la tierra firme;
la soñé como un sexto continente
no registrado en mapas todavía.
Soñé con la bahía de su boca.

Su pelo era una selva virgen
que abría su misterio mineral y oscuro.
Soñé con las ciudades de sus pechos.

Los ríos de las venas que afloran en su piel
eran rutas abiertas
a la navegación y al gozo.

Se podía viajar en su mirada.
En las blancas llanuras de sus manos
yo cultivé el maíz y buenas relaciones.
Después no pude estar sino en su cercanía.
( Guatemala, 1923 )

Amor...-Fanny Garbini Téllez

Amor...
Fanny Garbini Téllez
Vuelves a mí como la luna de noviembre.
Diamante en el color de naranja inmadura,
inmerso en un azul de noche sin distancia.
Vuelves aleteando recuerdos, cenizas sepultadas
en la profundidad de los volcanes.
Poemario sofocado entre rabias y penas y cansancio.
Regresas entre líricos versos sin destino,
con el aliento triste y resignado
del que se sabe preso de otro aliento
imprudente, prohibido, sin reclamos.
Yo me sé pasajera de tu barco sin rumbo.
Tú te sabes huracán de mi calma y mi noche.
Te miraré en la luna, lima limón, inmadura naranja.
Recoge tú la espuma de las olas nocturnas 
que hecha espuma, me esconderé en tus manos.

Memorias de mi piel-ANA MARÍA MAYOL ( Argentina, 1953 )

Memorias de mi piel
Ana María Mayol
( Argentina, 1953 )


Mi piel tiene memorias de tus manos
recorriendo el desnudo de mi entrega
tiene tu aroma
tu costado tu aliento
tu sabor
tu triunfo
mis derrotas
Mi piel tiene sonidos de ternuras
vibrando
cada encuentro en la penumbra
tiene tus restos y tus rastros
la luz opaca del deseo
y el rostro del amor
amaneciendo

De la mujer al hombre -Gioconda Belli

De la mujer al hombre
Gioconda Belli



Dios te hizo hombre para mí.
Te admiro desde lo más profundo
de mi subconsciente
con una admiración extraña y desbordada
que tiene un dobladillo de ternura.

Tus problemas, tus cosas
me intrigan, me interesan y te observo
mientras discurres y discutes hablando del mundo
y dándole una nueva geografía de palabras
Mi mente esta covada para recibirte,  
para pensar tus ideas y darte a pensar las mías;
te siento, mi compañero, hermoso 
 juntos somos completos y nos miramos con orgullo 
 conociendo nuestras diferencias  
sabiéndonos mujer y hombre 
y apreciando la disimilitud
de nuestros cuerpos.

Ella-Jorge Boccanera


Ella
Jorge Boccanera
(Argentina 1952)


Viene despacio
entra
tropieza con mi tos
con mi costumbre de dejar la nuca
en cualquier parte
viene despacio
ordena mis silencios
desata las palabras necesarias
recibe la correspondencia de mis ojos
viene despacio
a tender sus manteles de ternura
viene despacio
apenas hecha humo para no despertarme
se abre paso entre vasos arrojados al día
retratos de mujeres
noches de bronca y noches de ginebra
viene despacio
con su enchape celeste subiéndose a mis mástiles
viene despacio
entra
se arrodilla al borde de mi alma
y junta los fragmentos de mi risa
después... se vuela azul como la tarde.

sábado, 9 de junio de 2012

A ti- Jaime Sáenz

A ti
Jaime Sáenz

Al calor de tu forma progresa mi sangre, en el aire
de sueño
el clima solo eres tú
-una sombra canta para ti en el fondo del agua al
compás de mi corazón
y en tu mirar mis ojos están silenciosos por la música
al soplo de la luz,
en el cielo y en la oscuridad.
Esta noche reúno tu forma,
el eco de tu boca en medio de una olvidada canción
-y te doy un abrazo.




A través de la eternidad -The Divani Shamsi Tabriz XIII-

A través de la eternidad
The Divani Shamsi Tabriz XIII



La Belleza descubre Su forma exquisita
En la soledad de la nada;
coloca un espejo ante Su Rostro
y contempla Su propia belleza.
Él es el conocedor y lo conocido,
el observador y lo observado;
ningún ojo excepto el Suyo
ha observado este Universo.
Cada cualidad Suya encuentra una expresión:
la Eternidad se vuelve el verde campo de Tiempo y Espacio;
Amor, el jardín que da la vida, el jardín de este mundo.
Toda rama, hoja y fruto
revela un aspecto de su perfección:
los cipreses insinúan Su majestad,
las rosas dan nuevas de Su belleza.

Siempre que la Belleza mira,
el Amor también está allí;
siempre que la belleza muestre una mejilla sonrosada
el Amor enciende su fuego con esa llama.
Cuando la belleza mora en los oscuros vallecitos de la noche
el Amor viene y encuentra un corazón
enredado en los cabellos.
La Belleza y el Amor son cuerpo y alma.
La Belleza es la mina, el Amor, el diamante.

Juntos han estado
desde el principio de los tiempos,
lado a lado, paso a paso.

jueves, 24 de mayo de 2012

Gone away-Denise Levertov

Gone away
Denise Levertov
(1923-1997)




When my body leaves me
I'm lonesome for it.
I''ve got
eyes, ears,
nose and mouth
and that's all.
Eyes
keep on seeing the
feather blue of the
cold sky,
mouth takes in
hot soup,
nose
smells the frost,
ears hear everything, all
the noises and absences,
but body
goes away to I don't know where
and it's lonesome to drift
above the space it
fills when it's here.

Poema Passado Presente Futuro-José Saramago

Poema
Passado presente futuro
(José Saramago)


Eu fui.
Mas o que fui, já me não lembra:
Mil camadas de pó, disfarçam, véus,
Estes quarenta rostos desiguais.
Tão marcados de tempo e macaréus.
Eu sou.
Mas o que sou tão pouco é:
Rã fugida do charco, que saltou,
E no salto que deu, quanto podia,
O ar dum outro mundo a rebentou.


Falta ver, se é que falta, o que serei:
Um rosto recomposto antes do fim,
Um canto de batráquio, mesmo rouco,
Uma vida que corra assim-assim.

Poem Past Present Future-José Saramago in English

Poem
Past Present Future
(José Saramago in English)


I was.
But what I was, I do not remember
Thousand layers of dust covering, veil,
My forty faces unequal,
so rent by the time and macareos

I am.
But what I am is so little:
Frog escaped the pond, which jumped
And when giving the jump, as he could,
The air blown from another world, it did broke out.

Remains to be seen, (if that I lack),what I will be:
A face recomposed before the end.
A batrachian song, really hoarse
A life that passes, more or less ..

Los géneros literarios.Clases y subgéneros.Lírica,Drama y Épica-

Los géneros literarios
Clases y subgéneros.Lírica,Drama y Épica.


Género es un término francés que deriva del latín, "generis", que significa "tipo"," clase" o " especie".
Se designa género literario o tipo en los que las obras se clasifican de acuerdo a lo que tienen en común, ya sea en sus estructuras formales o en el tratamiento del tema de la materia, o ambas cosas.
El estudio de los géneros puede ser de valor de tres maneras:
En el nivel más simple, el agrupamiento de las obras nos ofrece una manera ordenada para hablar de un número de otro modo apabullante de textos literarios.
Más importante aún, si tenemos en cuenta el género de un texto, también se puede tener una mejor idea de su estructura prevista en género y / o materia.
Por último, un enfoque de género puede profundizar en el sentido del valor de cualquier texto único, por lo que nos permite ver comparativamente, juntos muchos otros textos de esta misma clase.

Clasificación por tipos

Mientras que el número de géneros y de sus subdivisiones ha proliferado desde los tiempos clásicos, la división del campo literario en tres géneros principales (por Platón, Aristóteles y, más tarde, Horacio), sigue siendo útil.
Se trata de la lírica, drama y épica, y se distinguen por la manera "de imitación", es decir, cómo los personajes y la acción se presentan.
La tabla resume brevemente las principales diferencias en la acción y la forma de los personajes se presentan en la lírica, el drama y la épica.
Puede resultar sorprendente que aún se utilice la primera clasificación de los géneros, debida a Aristóteles, quien los redujo a tres: épica, lírica y dramática.
Hoy se mantiene esencialmente la misma clasificación con distintos nombres (narrativa, poesía y teatro), pero la evolución de los gustos y modas estéticas ha provocado que en muchos textos modernos resulte difícil fijar rígidamente los límites entre lo puramente lírico, lo narrativo o lo dramático.

GÉNERO LÍRICO: Los textos líricos expresan el mundo subjetivo del autor, sus emociones y sentimientos, o una profunda reflexión. Suele escribirse en verso pero también se utiliza la prosa.
GÉNERO ÉPICO: Relata sucesos que le han ocurrido al prtagonista. Es de carácter sumamente objetivo. Su forma de expresión fue siempre el verso, ahora se utiliza la prosa.
GÉNERO DRAMÁTICO: Obras escritas en forma de diálogo y destinadas a la representación. En ellas el autor plantea conflictos diversos. Pueden estar escrito en verso o en prosa.

Subgéneros Líricos

Oda: Composición lírica en verso, de cierta extensión y de tema noble y elevado.
Himno: Composición solemne que expresa sentimientos patrióticos, religiosos, guerreros...
Elegía: Composición lírica que expresa sentimientos de dolor ante desgracias individuales o colectivas.
Égloga: Composición poética de sentimientos amorosos y de exaltación de la Naturaleza, puesta en boca de pastores.
Canción: Expresa habitualmente emociones de tipo amoroso.
Sátira: Composición lírica, en verso o en prosa, que censura vicios individuales o colectivos.
Epigrama: Poema mordaz, agudo y conciso, generalmente escrito en verso. En Roma se desarrolló el epigrama como una breve sátira en verso que acababa con alguna expresión punzante. Desde el Renacimiento italiano, el epigrama adopta en la poesía occidental la forma del soneto. Las greguerías de Gómez de la Serna y los proverbios de Machado, pueden ser considerados modernos ejemplos de epigramas.

Subgéneros Épicos

La epopeya: Narra una acción memorable y de gran importancia para la humanidad o para un pueblo.
Poema épico: Relata hazañas heroicas de un héroe nacional con el propósito de exaltar los valores de la nación. Los creados en la Edad Media se conocen como Cantares de gesta; de tradición oral, se componían para ser cantados por juglares o por los propios trovadores.
El romance: Narración en versos octosílabos con rima asonante en los pares, que describe acciones guerreras, caballerescas, amorosas...
La fábula: Relato en prosa o en verso de una anécdota de la cual puede extraerse una consecuencia moral o moraleja; sus personajes suelen ser animales.
La epístola: también escrita en verso o en prosa, expone algún problema de carácter general.
Entre los subgéneros narrativos en prosa encontramos:
El cuento: Narración breve de un suceso imaginario y con argumento muy sencillo. Aparecen en él un reducido número de personajes que participan en una sola acción con un solo foco temático. Aunque tradicionalmente poseía una intención moralizante, hoy su finalidad suele ser provocar en el lector una respuesta emocional.
Apólogo: Relato breve de finalidad didáctico-moral.
La leyenda: Narración breve basada en un relato tradicional de carácter misterioso, sobrenatural o terrorífico.
La novela: Su auge en los siglos XIX y XX ha sido tal, y sus variantes tan dispares, que resulta difícil una definición rigurosa. Suele entenderse por novela una narración extensa en prosa, con personajes y situaciones reales o ficticios, que implica un conflicto y su desarrollo que se resuelve de una manera positiva o negativa. Es un relato largo, aunque de extensión variable, con un argumento mucho más desarrollado que el del cuento. Y, a diferencia de lo que sucede con el cuento, al lector le importa no sólo lo que ocurre a los personajes, sino también lo que piensan y sienten, cómo evolucionan espiritualmente y cómo influye en ellos la sociedad donde viven. Su estructura es muy variable.
Existen varios tipos de novelas: realista, histórica, picaresca, intelectual, psicológica, policíaca, terror, ciencia-ficción, gótica, rosa, sentimental, pastoril, caballerías, picaresca...

Subgéneros Dramáticos:

La tragedia: Es la representación de terribles conflictos entre personajes superiores y muy vehementes, los cuales son víctimas de un destino ineludible; suele acabar con la muerte del protagonista.
La comedia: Es la representación, a través de un conflicto, del aspecto alegre y divertido de la vida, y cuyo desenlace tiene que ser feliz.
El drama: Es la representación de problemas graves, con intervención, a veces, de elementos cómicos, y su final suele ser sombrío.
Ópera: Composición dramática, en la que los personajes cantan íntegramente sus papeles, en lugar de recitarlos.
Zarzuela: Obra literario-musical, genuinamente española, en la que se combinan escenas habladas y cantadas. Suele reflejar vivos cuadros de costumbres, preocupaciones populares, sátiras políticas.
Paso, entremés y sainete: Piezas breve en un acto, en prosa o en verso, de tema ligero. El origen del sainete se encuentra en la tradición popular y posee un humor festivo y picaresco. Solía representarse en los entreactos de obras mayores. El sainete deriva del entremés y del paso y acentúa lo humorístico y popular de este último.
Auto sacramental: Obra de carácter alegórico que trata sobre un dogma de la Iglesia católica y tiene como fondo la exaltación del sacramento de la Eucaristía.
Melodrama: Nombre que en el siglo XIX recibían determinadas obras dramáticas de tipo folletinesco, convencional, caracterizadas por sus fáciles concesiones a un público sensiblero.
Otros géneros literarios
 
Existen otros géneros literarios como son:

La oratoria: De carácter oral, pretende convencer a un auditorio. La forma más habitual es la conferencia, exposición personal de un tema cualquiera.

La historia: Narración objetiva de hechos reales. Formas habituales son la biografía (narración de la vida de una persona) y la autobiografía (relato de la propia vida).

La didáctica: Tiene la finalidad de enseñar. Algunos subgéneros didácticos son:

El ensayo: Es el subgénero didáctico más importante en la actualidad; escrito siempre en prosa, consiste en la exposición aguda y original de un tema científico, filosófico, artístico, político, literario, religioso, etc.. con carácter general, es decir, sin que el lector precise conocimientos especiales para comprenderlo.
La crítica: Analiza y valora las obras o las acciones realizadas por otras personas.


Fuentes: www.ieslasunción.org
              www.academic brooklyn.edu

miércoles, 23 de mayo de 2012

AMOR-Abu Nuwas

AMOR
Abu Nuwas

Porque el amor
es nube sobre mí
y me hunde los pies
y me cae cual diluvio.
Como una ciudad, como una tribu,
me envuelve la pasión;
encuentra la nostalgia
su albergue y su descanso
aquí, en mi corazón.
Y en torno mío, tan sólo,
hay vientos circulando.

La rosa -Juan Gil-Albert-De "Las ilusiones"


La rosa
Juan Gil-Albert-De"Las ilusiones"



La imagen del amor como una rosa
abre sus encendidas ilusiones
y sobre el tallo esbelto resplandece
su oscura primavera deseada;
el naciente reflejo de su sombra
nubla el claro contorno de la vida
y nos absorbe su letal aliento
cual la luz la cautiva mariposa.
Alas llevo rondando el escondido
deseo de mi amor, ansiosas alas
me sirven como un velo trasparente
ante el divino rostro que enamora,
y en la locura de ese vuelo incauto,
quemándome las alas cual se ajan
las dulces vestiduras de mis sueños,
¿me acerco al ser extraño que está abriendo
sus abismadas aguas de belleza,
o cada vez más cerca de su vida
me alejo del misterio deseado?
¡Inútil desazón, vuelo perdido
que nunca detendrá sus angustiosas
alas negras de amor ante esa llama
del fuego primitivo que despierta
como una rosa el pasmo de los hombres!
Cual un pájaro ciego yo te canto,
porque eres mi sombría rosa amada,
y cuando está anegado de tristeza
mi corazón renueva sus canciones.


Tú mirabas el río-Julio Mariscal- España, 1922-1977

Tú mirabas el río...
Julio Mariscal
( España, 1922-1977)
Tú mirabas el río,
la flor recién abierta,
el pequeño morir de los boyeros...
Yo miraba tus ojos.
¡Y ya eran mías todas estas cosas!
Y me iba preguntando:
¿Cómo es posible
que en esta cabecita de alfiler de tu pupila
quepa todo el baldío que es el mundo?
¿Cómo es posible?... Y me iba preguntando...
Pero volví los ojos hacia fuera,
rompiendo las amarras de los tuyos,
y al ver las vacas con enormes ubres
que rumian lentamente su tristeza,
y el olivar umbrío, y la alta torre
cimbreada por vientos rondadores,
comprendí que sin verlo
prendido, desdoblado en tus pupilas,
era mundo, era un terrible ático vacío,
un polvoriento surco que nos va consumiendo.
Y desde aquí me supe,
abrazado a tus ojos para siempre,
que el quererte era más que una moneda
lanzada al “cara o cruz” del desearte.

Poema Pasado presente futuro- José Saramago

Poema
Pasado presente futuro.
José Saramago

Yo fui.
Pero aquel que fui, ya no me recuerdo
Mil capas de polvo cubren, velan,
Mis cuarenta rostros desiguales.
Tan rasgados de tiempo y macareos

Yo soy.
Pero lo que soy es tan poco
Rana fugada del charco, que saltó
Y en el salto que dió, como podía,
El aire de otro mundo la reventó.

Falta ver, si es que falta, lo que seré:
Un rostro recompuesto antes del fin.
Un canto de batracio, de veras ronco
Una vida que transcurra más o menos…

lunes, 21 de mayo de 2012

Hechizos de una brujita enamorada-Paula Pacheco

Hechizos de una brujita enamorada
Paula Pacheco Rodríguez
(Campeche-México)

Hoy voy a hacer un hechizo
¡para que nunca me olvides!
pues quiero vivir en ti
desde hoy y para siempre.
Hoy quiero que te enamores
y me ames locamente,
y cada vez que despiertes
¡mi nombre llegue a tu mente!
Hoy voy a hacerte un hechizo
del cual no podrás escapar,
pues he buscado ingredientes
¡difíciles de encontrar!
A la luna le he robado
un blanco rayo de luz,
y de las nubes hermosas
la que formó un corazón.
El rojo del arco iris
lo tomé también prestado
y de la noche más linda,
tomé algo de su quietud.
Busqué las rosas más bellas
y tomé solo el aroma,
y unas gotitas de lluvia
¡Darían un toque sensual!
Puse mis besos más dulces
y mis caricias más tiernas,
y mi corazón completo
¡fue el ingrediente especial!
Todos estos componentes
los mezclé muy suavemente,
Y luego puse en el pico
¡de un precioso colibrí!
le dije que mientras duermes
lo rocíe sobre tu pecho,
para cuando ya despiertes
¡el hechizo esté completo!
Si al despertar la mañana
te sientes un tanto extraño,
y mi nombre sin quererlo
¡llega a tu mente mi amor!
No te asustes vida mía
ni busques explicación,
es normal lo que te pasa
¡el hechizo funcionó!